Fahrwerktest und Schadensdiagnose
Fahrwerktest und Schadensdiagnose

Prueba del chasis y diagnóstico de daños

Tecnología y conocimiento
julio 20, 2022 5 minutos de lectura

Como componentes relevantes para la seguridad, los amortiguadores de los coches deben revisarse periódicamente. Los expertos en amortiguadores de BILSTEIN, Rainer Popiol y Mustafa Yavuz, explican a qué deben prestar atención los talleres de vehículos al probar el chasis y diagnosticar daños.

Los amortiguadores son componentes relevantes para la seguridad. Su principal cometido es garantizar un contacto seguro entre las ruedas y la carretera. De lo contrario, las ruedas podrían rebotar, perder contacto con la carretera y, por lo tanto, dejar de generar fuerzas laterales o longitudinales. Unos amortiguadores defectuosos también pueden aumentar considerablemente la distancia de frenado. Además, los sistemas de asistencia, como el sistema antibloqueo de ruedas (ABS) y el control electrónico de estabilidad (ESP), dejarían de funcionar correctamente.

Consejo para talleres 1: prueba del chasis y diagnóstico de daños

Si los amortiguadores están defectuosos o desgastados, pueden convertirse rápidamente en un factor de riesgo para la seguridad. Sin embargo, los daños y el desgaste del chasis a menudo se descubren demasiado tarde, ya que los amortiguadores envejecen gradualmente. Es por ello que es tan importante realizar una prueba de chasis profesional y el diagnóstico de daños correspondiente en el taller de vehículos.

Sobre todo, porque las cifras siguen siendo alarmantes: según diversas evaluaciones, alrededor del 20 por ciento de los coches que circulan las carreteras alemanas presentan defectos. No es raro que el chasis y los amortiguadores tengan defectos graves.

Cómo realizar correctamente la prueba del chasis y el diagnóstico de daños

Mustafa Yavuz, responsable del apoyo técnico a los talleres en el equipo de asistencia técnica de BILSTEIN, explica cómo se deben realizar la prueba del chasis y el diagnóstico de daños de los amortiguadores en los talleres de vehículos. «Los mecánicos deben estar atentos al aceptar el vehículo y escuchar cuidadosamente lo que diga el cliente», explica el maestro mecánico cualificado. También forman parte del plan obligatorio una prueba de conducción y una inspección visual en la plataforma elevadora. Y es que los conductores no son conscientes del desgaste gradual.

La comprobación del chasis : detección infalible de los defectos del chasis.

Las consecuencias de unos amortiguadores y componentes defectuosos merman drásticamente la seguridad de la conducción. Incluso al cabo de poco tiempo, pueden provocar daños considerables. Te ayudamos con nuestro documento de descarga sobre comprobación del chasis.

DESCARGAR AHORA

«La prueba de conducción es un indicador importante para determinar los daños y el desgaste», explica Rainer Popiol, director de BILSTEIN ACADEMY. «Cada vehículo tiene que ser probado por un maestro técnico o un mecánico. Aquí se debe prestar atención a los ruidos que provengan del chasis. ¿Retumba? ¿Cruje en alguna parte? El comportamiento durante las diferentes maniobras de conducción también es revelador: ¿cómo de estable es la dirección del vehículo? ¿Se desvía al frenar? ¿Cómo se comporta el vehículo al frenar y al tomar curvas? ¿Cabecea demasiado? ¿Tiende a desviarse hacia un lado? Todo ello puede indicar un fallo en el chasis.

Durante la inspección visual en la plataforma elevadora, echar un vistazo a los cuatro neumáticos puede revelar si hay algún daño en el chasis. Si hay desgastes en el perfil o anomalías en el trazado del perfil, esto suele indicar defectos en el chasis.

El mayor peligro: amortiguadores ineficaces

Si se detecta aceite en el amortiguador, habrá que suponer que hay una fuga de aceite. «Un amortiguador con fugas deja de ser efectivo en algún momento», indica Mustafa Yavuz. «La tracción de la rueda se deteriora. La rueda puede tambalear y el vehículo se balancearía más. La función de los sistemas de asistencia ABS y ESP también puede deteriorarse enormemente». No obstante, los amortiguadores pierden gradualmente su capacidad de amortiguación, aunque no presenten anomalías externas. También en este caso, el contacto con la carretera puede disminuir en algún momento.

Es posible que el manguito antipolvo esté gastado y ya no proteja el vástago del pistón del amortiguador. Esto puede dañar el vástago del pistón, por ejemplo, por impactos de piedras. En tal caso, se podría formar una fuga en la guarnición de sellado, con el consiguiente escape de aceite del amortiguador. También se deben comprobar los cojinetes de cúpula, como enlace entre el chasis y el vehículo, y los topes de parada.

Por último, pero no menos importante, los profesionales de la automoción también deben realizar una revisión crítica de los resortes del chasis para detectar cualquier corrosión o incluso una rotura durante la inspección visual.

Los consejos para talleres de los expertos de BILSTEIN Academy

Conocimientos sobre chasis y amortiguadores para talleres independientes y profesionales de la automoción, presentados de forma práctica y entretenida: nuestros expertos de BILSTEIN Academy te ofrecerán valiosos consejos y te proporcionarán asistencia específica.

DESCUBRE TODOS LOS CONSEJOS PARA TALLERES

Potencial de ventas y mayor fidelidad de los clientes para los talleres de vehículos

La ventaja de una comprobación profesional del chasis para los clientes del taller es obvia: saldrán del taller con la buena sensación de que su chasis y sus amortiguadores están en perfectas condiciones, o bien disfrutarán de una experiencia de conducción completamente nueva y más segura gracias a los nuevos componentes.

BILSTEIN Academy

Si tienes alguna pregunta sobre amortiguadores y chasis en el taller o en el comercio, ¡el equipo de asistencia técnica de BILSTEIN Academy siempre está listo para ayudarte!

IR A BILSTEIN ACADEMY

Nuestras últimas historias

Componentes del chasis, más que amortiguadores y muelles

Leer historia
Evitar errores en la instalación de los amortiguadores; con estos consejos de instalación, ¡funciona!

Leer historia